fbpx

En Lucas 10:25-37, Jesús enseñó una parábola para mostrar que cualquier persona que está necesitada es nuestro prójimo. La parábola del Buen Samaritano nos recuerda el segundo mandamiento más grande: “Ama tu prójimo como a ti mismo.” (Mateo 22:34-40).

Puntos clave:

  1. Deberíamos mostrar piedad todos.
  2. Deberíamos amar a nuestros vecinos.
  3. Debemos reflejar el amor y la misericordia de Dios hacia los demás.

Guía de la lección – La parábola del buen samaritano

Lesson Guide video in English

Antes de comenzar, pregúntele a su hijo una pregunta moderna relacionada con esta parábola. Por ejemplo, hubo un hombre herido en la calle. ¿Quién crees que le ayudó? ¿Un pastor, un policía o su enemigo?

Lea la parábola de la Biblia de su hijo. Explique que el hombre estaba tratando de engañar a Jesús cuando hizo la pregunta ‘quién es mi prójimo’.

Explíquele que la misericordia es mostrar compasión o perdón a alguien. ¿Alguien te ha mostrado piedad alguna vez? ¿Alguna vez has merecido ser castigado pero alguien ha elegido perdonarte en su lugar? Hable sobre moscas u otro tipo de plaga. La misericordia sería dejar el insecto al aire libre en lugar de aplastarlo.

Muestre cómo Dios nos mostró amor y misericordia, para que pudiéramos mostrar amor y misericordia a los demás. Déle a su hijo un espejo pequeño y encienda una linterna. Designe un objeto juntos y ayude al niño a inclinar el espejo para iluminarlo. Señale que la linterna da luz, pero el espejo la refleja. Debemos hacer lo mismo con el amor y la misericordia de Dios y mostrarlo a los demás.

Pregúntele a su hijo si recuerda quién Jesús dijo que era nuestro prójimo? Todos.

Haga una lista o mire fotos de personas que conoce bien o que no. Pídale a su hijo que le diga a cuáles debemos mostrar misericordia. Recuérdeles que incluso si no nos gusta alguien, siguen siendo nuestro prójimo.

Comparta cómo, durante la época de Jesús, los samaritanos eran odiados por la gente. Los judíos no los trataron bien, pero el hombre todavía se detuvo para ayudar al herido. Mientras, las personas que deberían haber sido los amigos del hombre herido lo ignoraron.

¿Quieres ayudar a tu enemigo? La mayoría de la gente no querría hacer eso, pero Jesús quiere que seamos diferentes. Lee Mateo 5:44-45.

Utilice la hoja de trabajo con fotos de animales y diferentes alimentos. En cada caso explique que el animal comerá lo que está en su naturaleza comer.

Explique que Jesús nos está pidiendo que hagamos algo difícil. La naturaleza humana no es perdonar, mostrar misericordia o amar a nuestros enemigos, pero Dios dice que debemos amar y mostrar misericordia. Con la ayuda de Jesús, podemos hacer lo contrario de lo que la naturaleza nos dice que hagamos.

Comparta cómo el samaritano no sólo ayudó al hombre, sino que fue mucho más allá de lo que se podía esperar. Tratarlo, cargarlo, pagar por su cuidado, etc. Recuérdele a su hijo que Dios lo ama cuando hacemos más de lo que necesitamos al servirle

Piense en maneras en que puede ser un buen vecino de los necesitados a nivel local y de todo el mundo. Podría compartir algunos ministerios que ayudan a las personas de maneras prácticas. Si es posible, planee visitar e involucrarse con uno.

Gracias a Dios por mostrar misericordia. Pídale que le ayude a mostrar misericordia a los demás.

Historia

Juegos y actividades

Ayudar a las huellas dactilares

Encuentre un pedazo grande de papel en blanco o cartón. Coloque un poco de pintura lavable en unos platos y permita que su hijo estampe sus manos en la pintura y luego en el papel. Repita tantas veces como desee. Escriba en el papel “Tengo manos que ayudan”. Recuérdele a su hijo cómo Dios nos llama a ayudar y amar a los demás.

Vendar el paciente

Para este juego necesitarás un rollo de papel higiénico para cada equipo. Para el paciente, usted podría usar una persona o un juguete suave grande. Corriendo, envuelva al paciente en el vendaje de papel. Recuérdele a su hijo cómo el samaritano vendó las heridas del hombre.

Servir a tus vecinos

Planifique una forma práctica de servir a su vecindario. Podría ser preparar una comida para alguien que vive en tu calle. Asistiendo en un comedor de beneficencia. Ir de compras para alguien que está encerrado en casa. Limpiando el jardín de alguien. La lista es interminable. Sirvan juntos como familia.

Hojas de trabajo

Dibujos para colorear – La parábola del buen samaritano

Artesanía – Ama a tu prójimo letrero espejo

Lo que necesita:

  • Página de plantilla,
  • Lápices o crayones para colorear,
  • Tijeras
  • Adhesivo reusable o, si no dispone, Adhesivo.

Qué hacer:

  1. Coloree la página de la plantilla.
  2. Recorta la casa. Pídele a un adulto que te ayude a recortar el corazón.
  3. Usa un poco de adhesivo para sujetarla a un espejo.

Descargar gratis

Donate

Pin It on Pinterest

Share This
Malcare WordPress Security