fbpx

 Esta semana veremos la vida de Job como se cuenta en el libro de Job. Job era un hombre rico y justo, que fue probado cuando perdió todo. Algunos de los puntos claves que estudiaremos son:

  • Debemos alabar a Dios cuando nos sentimos felices o tristes.
  • Debemos tener cuidado de a quién escuchamos para pedir consejo. La esposa y los amigos de Job le dieron malos consejos.
  • Dios siempre está con nosotros, incluso cuando estamos teniendo un día muy malo.
  • Debemos amar a Dios no por lo que nos da, sino por lo que es.
  • Jesús estaba dispuesto a renunciar a lo que tenía para salvarnos. (Filipenses 2: 6-11)

Job – Guía de la lección

Lesson Guide in English

Hable con su hijo sobre Job y explíquele que era un hombre justo. Explique que vivió una vida que agradó a Dios. Hable sobre algunas de las cosas que podemos hacer, que hacen feliz a Dios.

Comparta cómo Dios lo había bendecido con muchas posesiones. Puede hablar sobre las bendiciones que tuvo Job (camellos, bueyes, burros, etc.). Pídale al niño que hable sobre algunas bendiciones que posee. Puede enumerarlas o dibujarlas. Recuérdele al niño que todo buen regalo viene de arriba. Recuérdele al niño que siempre debemos alabar y agradecer a Dios por las bendiciones que tenemos.

Si lo desea, puede hacer un árbol de gratitud. Seleccione la rama de un árbol con varias ramas fuera de ella (para que parezca un árbol). Coloca en una olla y ánclala con rocas. Todos los días, escriba algo nuevo en uno de los trozos de papel y cuélguelo en el “árbol”. Incluso puede pedirles a los visitantes de su casa que lo ayuden a llenar su árbol de bendiciones. También tienes la opción de crear un diario de agradecimiento. Puedes escribir, dibujar o recortar fotos de revistas para representar las bendiciones que Dios te ha dado.

Piense en algunas bendiciones que al niño le gustaría tener. (Esto es especialmente significativo con la llegada de la Navidad). Hable acerca de cómo a veces, pensamos que seremos felices si solo tuviéramos una bendición particular, como un juguete nuevo. Piense en un juguete u otra posesión que el niño quería tener, luego discuta cuánto tiempo estuvo feliz antes de querer algo más. Hable acerca de una ocasión en que el niño suplicó por tener algo con la promesa de que lo amarían para siempre si lo tuviera. Piensa en cuánto tiempo duró esa actitud. También puede usar la ilustración de un dulce o pastel. Lo disfrutamos mientras lo comemos, pero siempre estaremos tentados a querer más. Explique que debemos amar a Dios sin importar las posesiones que nos da porque la posesión se romperá o desaparecerá, pero Dios nunca lo hará. Maravíllate con el increíble regalo de la vida eterna que ha ofrecido a todos los que creen en Él.

Habla sobre consejos. Explique que el consejo es cuando alguien le dice lo que cree que debe hacer. Hable acerca de cómo hay buenos consejos y malos consejos. Si su hijo tiene edad suficiente, puede jugar un juego con su hijo para ilustrar esto. Coloque varios alimentos en la mesa. Debería haber una amplia variedad, desde un pequeño montón de sal, una rodaja de limón, el dulce favorito de su hijo, la miel, etc. Sería mejor si hubiera al menos algunos artículos con los que el niño no esté familiarizado. Incluso puede hacer un viaje de compras especial para elegir algunos alimentos con los que no está familiarizado. (Tenga cuidado y preocupación de que nada ahogará o enfermará al niño). Haga que el niño pruebe los artículos y luego le aconseje si saben bien o no. También puede probar cosas y aconsejar al niño. Hable acerca de cómo podría tener diferentes opiniones o cómo las personas pueden incluso mentir acerca de si algo es bueno. Piense en las personas de las que deberíamos tomar consejos y en las personas que no deberíamos. Explique que todos los consejos deben compararse con lo que dice la Biblia.

Hable acerca de cómo Dios siempre está con nosotros. Discuta los momentos en que usted o su hijo pueden haberse sentido solos. Explique que, aunque a veces podamos sentirnos molestos o solos, Dios está allí. Seleccione dos imanes (deberán atraerse entre sí). Agarra un pedazo de papel. Coloque los imanes juntos, con el papel intercalado entre ellos. Mueva el imán del lado que su hijo no puede ver. Se verá como magia desde la perspectiva de su hijo. Muéstrele al niño el reverso del papel donde está el segundo imán. Explique que incluso cuando no podemos ver a Dios, Él siempre está ahí.

Como hemos hablado de las posesiones, habla de las cosas que Jesús renunció. Lee Filipenses 2:6-11. Hable acerca de cómo Jesús renunció a todo para venir a la tierra y morir por los pecados de las personas. Ore y agradezca a Dios por Jesús viniendo a la tierra. Comprométete a alabar a Dios por cada una de las bendiciones que Él te ha dado.

Historias imprimibles – Job

Juegos y actividades

Matemática simple

Recoge cualquier objeto que puedas tener alrededor. Juguetes, frutas, dulces, crayones, todo funciona muy bien.

Haga que su hijo cuente los objetos. Luego puede agregar algunos objetos más o eliminar algunos.

Haga que su hijo los cuente nuevamente.

Pregúntele a su hijo si ahora hay más o menos objetos en la pila.

Puede ajustar esta actividad a la capacidad de su hijo.

Haciendo caras

La idea de estas actividades es ayudar a su hijo a comprender las emociones y los sentimientos.

Dígale un sentimiento al niño y debe hacer esa clase de cara. Una cara feliz, una cara triste, una cara enojada, etc.

Si tiene más de un hijo, puede convertirlo en una competencia. “Quién puede hacer la mejor cara feliz”.

Recuerde a los niños que Job era una persona real con emociones reales.

Navegación con los ojos vendados

Haga que un niño o un adulto, use una venda en los ojos. Haga que otra persona le dé instrucciones para que caminen a otro lugar. Quizás una campana para tocar o una olla para golpear.

Hable acerca de cómo debemos confiar en la persona que nos dio la dirección.

Comparta cómo Job confiaba en Dios incluso cuando no podía entender lo que sucedía a su alrededor.

Hojas de trabajo

Página para colorear

Job página para colorear.

Arte – Dios es bueno móvil

Ayude a su hijo a entender que Dios es bueno y nunca nos deja sin importar cómo nos sintamos.

Necesitará:

  • Una hoja blanca
  • La plantilla
  • Bolígrafos, lápices o creyones.
  • Ojos saltones opcionales.
  • Tijera
  • Cinta
  • Lana

Qué hacer:

  1. Recorta la plantilla. Use los círculos como plantilla para cortar más círculos de la hoja blanca.
  2. Dibuja emociones / caras en los círculos blancos. Pega los ojos saltones.
  3. Colorea la sección superior y pega ambas partes para formar un aro.
  4. Pegue trozos de lana largos en el aro.
  5. Coloca cinta en caras con emociones.

Pega un trozo de lana en el aro para colgar.

Descargar la lección gratuita

Pin It on Pinterest

Share This