En la lección de esta semana, aprendemos sobre Hannah y Samuel.  Nos enfocaremos en el nacimiento de Samuel y su vida de niño en el templo. Su historia se encuentra en el libro de 1 Samuel capítulos 1 a 3. Algunos de los puntos clave que examinaremos son:

  • Dios escucha nuestras oraciones
  • Dios nos habla
  • Debemos cumplir nuestras promesas a Dios.
  • Todo lo que tenemos le pertenece a Dios.

Hannah y Samuel – Guía de la lección

Video guide in English

En la lección de esta semana, nos enfocaremos en nuestra relación con Dios a través de la oración. Hable con su hijo sobre lo maravilloso que es tener una conversación con Dios. Podemos hablar con Dios (use a Hannah como ejemplo) y Dios nos habla a nosotros (use a Samuel como ejemplo).

Use unas tazas de espuma de poliestireno (styrofoam) y un trozo de cuerda o piola para hacer un “teléfono”. Juegue con su hijo enviando mensajes de ida y vuelta. Ayude a su hijo a comprender que la oración no es como un micrófono, donde solo hablamos con Dios, sino como un teléfono, donde hablamos y escuchamos.

Pregúntele a su hijo acerca de algo que realmente quería. Puede ser un juguete o un regalo de cumpleaños y Navidad. Explique cómo Hannah quería un hijo durante mucho tiempo y que la gente solía burlarse de ella. Ella seguía confiando en Dios y le oraba.

Explique cómo Hannah hizo una promesa a Dios. Ella le dijo que si Dios le diera un hijo, ella le devolvería el hijo a Dios. Dé ejemplos de cómo a veces decimos algo similar. Por ejemplo, “Si me dejas salir a jugar, ordenaré los juguetes cuando regrese”. Pero luego nos olvidamos o no queremos cumplir nuestra promesa. Hannah cumplió su promesa a Dios. Hable acerca de cómo no debemos decir cosas que no haremos.

Hannah cuidó de Samuel hasta que tuviera la edad suficiente para ir al templo. Explique cómo Dios nos da cosas para cuidar, pero al final todo pertenece a Él.

Hable acerca de cómo creció Samuel (1 Samuel 2:26). Hable acerca de cómo Dios no solo quiere que crezcamos físicamente sino también espiritualmente.

Lea cómo Dios llamó a Samuel de 1 Samuel 3: 1 a 21. Hable acerca de cómo Samuel no esperaba que Dios le hablara y pensó que era Elí. Explíquele a su hijo que son muy importantes para Dios y que Dios quiere hablar con ellos. Explique que Dios no solo habla con adultos. Recuérdele a su hijo que la Biblia es la Palabra de Dios y que Él siempre nos habla cuando la leemos.

Haga que su hijo repita “Aquí estoy Señor”. Hable acerca de cómo debemos tener cuidado de escuchar a Dios que nos habla y cómo debemos responderle. Ore con su hijo. Gracias a Dios que tú puedes hablar con él. Pídele que te ayude a escucharlo.

Historias imprimibles – Hannah y Samuel

Juegos y actividades

Estoy creciendo

Mire algunas fotos del bebé y hable sobre cómo ha crecido su hijo.

Mida la altura y el peso de su hijo o muéstrele ropa vieja. Hable acerca de cómo Dios nos ayuda a crecer físicamente y espiritualmente.

Teléfono

A la mayoría de los niños les encanta hablar por teléfono.

Permítales llamar a alguien que conocen. Tal vez abuelos o un amigo. Recuérdeles cómo podemos hablar con Dios en cualquier momento a través de la oración.

Hacer un Diario de oración

Decore un bloc de notas con su hijo y déjelo en un área familiar.

Puede pegar una imagen de personas o misioneros que su iglesia apoya. Tómese un momento cada día para mirarlo y orar por ellos. Durante toda una semana, escriba las oraciones y motivos de agradecimiento a Dios.

Hojas de trabajo

Hannah y Samuel Página para colorear

Teléfonos de oración

Este es un gran oficio que también ayuda a desarrollar habilidades STEM.

Que necesitas

  • 2 vasos de papel
  • La plantilla
  • Pegamento
  • Tijeras
  • Lápices de colores o crayones.
  • Cuerda o piola

Qué hacer:

  1. Imprima la plantilla en una tarjeta o papel. Recoger suministros
  2. Coloree la plantilla.
  3. Corte las envolturas.
  4. Pegue los vasos de papel.
  5. Hagan un pequeño agujero en la base de cada taza. Solo lo suficientemente grande como para pasar la cuerda.
  6. Meta la piola a través del hueco. Ate un nudo en el interior de cada taza para asegurar la cuerda. Corte la piola extra.

Para usar: asegúrese de que la cuerda esté apretada. Hable por un lado. Escuche en el otro.

Descargar la lección gratuita

Pin It on Pinterest

Share This
Malcare WordPress Security